16 Septiembre 2020

Por una reconstrucción verde y social

“Es imprescindible incluir en el plan de reconstrucción todas aquellas inversiones y mejoras que hagan de Chile un país más resistente a los efectos del cambio climático y que disminuyan las brechas que existen en términos de acceso a un servicio y derecho sanitario de calidad”

Marta Colet, Gerente General Aguas Andinas.

Publicada en Cartas El Mercurio.

10 de agosto 2020.

No hay duda que la pandemia Covid-19 quedará grabada en nuestra memoria y en la de nuestros hijos como una de las crisis más feroces, no solo por los efectos sanitarios y muertes que ha provocado, sino también por las profundas secuelas sociales y económicas que tendremos como país.

Empresas como la nuestra son esenciales para cualquier crisis sanitaria. Es por eso que hemos estado enfocados en proteger a los miles de colaboradores que día a día, de forma directa o a través de contratistas, se han mantenido en la primera línea garantizando la continuidad del servicio en toda la Región Metropolitana, haciendo denodados esfuerzos por generar alivio económico en la comunidad, cumplir con nuestro propósito de velar por la salud de las personas y proteger el medioambiente.

Pero hoy tenemos la obligación de también mirar al futuro. Las ayudas de emergencia que entre todos hemos aplicado se han demostrado insuficientes. Las consecuencias económicas y heridas sociales de la crisis sanitaria ya las vemos y serán cada vez más profundas y duraderas, y a ellas se suman los retos ya existentes de la emergencia climática en la que estamos inmersos. Para mitigar todos estos efectos, será necesario implementar nuevas medidas sostenibles en el tiempo, con la máxima colaboración entre el sector público y el privado, y que beneficien a amplios sectores de nuestra sociedad. Para ello, se requiere un plan de reconstrucción para Chile. Una reconstrucción verde y social, basada en la economía circular y en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), que mejore las ciudades, la calidad de vida de las personas y esté enfocada en adaptarse al cambio climático.

La falta de recurso hídrico pone en riesgo actividades económicas y dificulta severamente la vida de muchas personas, especialmente, en el mundo rural. Es imprescindible incluir en el plan de reconstrucción todas aquellas inversiones y mejoras que hagan de Chile un país más resistente a los efectos del cambio climático y que disminuyan las brechas que existen en términos de acceso a un servicio y derecho sanitario de calidad.

Un plan de reconstrucción real y ambicioso, a la altura de lo que se requiere en este momento, no será viable si no surge de un gran pacto social que dé soluciones a la vida de las personas. Este, a su vez, no será posible si sus costos y beneficios no se reparten de forma justa y equitativa, construyendo así un futuro nuevo, social y ambientalmente sostenible para todos y todas.

En Aguas Andinas estaremos en la primera línea de esta reconstrucción verde y social y esperamos que exista voluntad de todos los actores para estar a la altura de lo que Chile nos demanda.

Suscripción a nuestro Boletín

Recibir información actualizada de la Cámara y sus Socios